Lago Escondido Gate: las presiones a la fiscal de Bariloche para que la investigación termine en Comodoro Py

El fiscal general porteño Juan Bautista Mahíques cuenta cómo «negoció» con la fiscal subrugante de Bariloche María Cándida Etchepare que enviara la causa a Comodoro Py. Además acordó que pediría medidas de prueba que fueran inconducentes para poder cerrarla y evitar una investigación por dádivas. El Grupo Clarín financió el viaje.

Por: Néstor Espósito
@nestoresposito

VER LOS CHATS

«La fiscal federal de Bariloche, bien, buena predisposición. Ofreció mandar la causa a Py o en su defecto pedir que aportemos nosotros las facturas de vuelo y eventualmente del hospedaje, y en base a eso cerrarlo. Si están de acuerdo, avanzo en alguna de estas opciones». El fiscal general porteño Juan Bautista Mahiques transmitió este mensaje en el grupo de Telegram en el que jueces, un ministro del gobierno porteño y directivos del Grupo Clarín buscaban la forma de diluir los efectos de un viaje inexplicable que realizaron a Lago Escondido, la supuesta propiedad del magnate británico Joe Lewis.

Supuesta, porque de los diálogos se desprende que Lewis no estaba y los directivos del grupo multimediático Jorge Rendo y Pablo Casey se mostraban como anfitriones frecuentes.

El abogado Marcelo Herzriken Velasco había formulado una denuncia para que se investigara en Bariloche la situación derivada del viaje, del que también participó el ministro de Seguridad porteño Marcelo D’Alessandro. Y el objetivo del grupo de Telegram era cerrar rápidamente ese expediente para lanzar una contraofensiva judicial y mediática, considerándose víctimas de espionaje ilegal.

Del chat que filtró la página de internet patagonianfacts.com surge que Mahiques se contactó con la fiscal subrogante de Bariloche María Cándida Etchepare, muy activa en causas vinculadas con los reclamos mapuches en la región. Y con ella acordó cómo simularía investigar la causa con medidas inconducentes para impulsar un rápido cierre con un sobreseimiento por inexistencia de delito.

Toda la información que surge de los chats es inútil en términos judiciales. Como prueba es nula por la teoría del «fruto del árbol envenenado». No podría ser utilizada en una causa judicial.

«Si piensa cerrarla es por su manifiesta improcedencia. No sería entonces necesario pedir facturas por un viaje privado. Pero estoy a lo que decidan», dijo en el grupo el juez de la Cámara de Casación Carlos Mahiques. Su hijo Juan le respondió: «Pero si lo hubiera pagado Lewis no sería tan loco que investigue. Con eso, se cae definitivamente y listo».

Juan Mahiques anticipa las próximas movidas judiciales: «Acordamos que la fiscal pidiera la lista de pasajeros del vuelo a la PSA y, con eso, el oficio a la empresa para pedir las facturas. La fiscal va a pedir la factura de Lago». Y pregunta: «Está ok, ¿no?». La medida de prueba apuntaba a determinar que los jueces que viajaron a Lago Escondido pagaron por el vuelo y el alojamiento en el lugar. Facturas antedatadas sobre las que hablaron en otro tramo del chat y que –según se desprende de la conversación- gestionaron con un tal «Nico», quien parece ser el responsable administrativo del alojamiento en la estancia supuestamente de Lewis.

Pablo Casey, el director de Asuntos Legales e Institucionales del Grupo Clarín, confirma con un «sí señor» que está todo bajo control. Y, de paso, aporta un dato adicional: «Me dicen que la fiscal que tiene el caso es la mujer del secretario del juzgado». 

Aún cuando una fiscalía no impulse acusación alguna, igualmente la desestimación de una denuncia se consolida con la decisión final de un juzgado. El juez federal Julián Ercolini advirtió sobre esa situación y sugirió los cauces de acción. En un mensaje de audio propuso, aludiendo a lo que debería hacer la fiscal: «Lo ideal sería que la mina pida (no que nos presentemos porque si no nos terminamos presentando como si fuéramos imputados y eso es una locura). Qwue la mina le pida a Flyzar si existió ese vuelo y eventualmente lista de pasajeros y constancia de las facturas. Que no pida facturas sino que pida constancias. Y más o menos lo mismo que pida a Lago Escondido. Con eso se descarta cualquier posibilidad de dádiva y después es todo un bluff, se cierra y chau. Lo mejor es que la cierre la mina de allá. El denunciante no tiene ninguna legitimidad para ser querellante con lo cual no va a poder ser querellante ni apelar. Después obviamente hay que hablar también con la jueza de allá para que tenga presente esta situación y chau. Me parece que es lo mejor. Incluso lo de Flyzar en la información que envían puede decir ‘adjunto las facturas’ que en algunos casos fueron pagadas en efectivo al momento del vuelo y otros han transferido, sin dar nombres».

Flyzar es la empresa de charters en que viajaron los integrantes del grupo a Lago Escondido.

El juez en lo Penal Económico Pablo Yadarola le formula un pedido adicional al fiscal Mahiques: «Juan, de acuerdo a la relación con la fiscal, ¿hay margen para que con el pedido de sobreseimiento a la jueza, agregue que llama fuertemente la atención que la información acerca de la existencia del viaje se origina en la filtración de un documento, cuya información debía permanecer bajo la exclusiva órbita de preservación y custodia del personal de seguridad aeroportuaria? Y en ese caso que haga la denuncia extrayendo testimonios a CABA, diciendo que tanto PSA como ORSNA se encuentran territorialmente acá y son organismos del Estado Federal». De esa manera proponía abrir una causa en Comodoro Py por presunto espionaje ilegal por la filtración de la documentación sobre el vuelo. La sugerencia hacía hincapié en la inclusión del término «espionaje ilegal» porque, de esa manera, se podrían forzar conexidades con otros expedientes.

El juez de Casación Carlos Mahiques avaló la propuesta: «Excelente análisis Pablo. Lo comparto in totum». Pero Ercolini mostró cautela: «Habría que ver si la fiscal se anima a hacerlo, quizás sienta que sobreactúa haciendo una denuncia o sugiriendo extracción de testimonios . Si fuera así , estaría bárbaro . Si no, que al menos deslice como parte de los fundamentos que fue irregular la filtración de la fuente que dio origen a la noticia y posterior denuncia. Y nada más. Y quizás ahí puede jugar la jueza , mandando testimonios a CABA». En ese contexto aparece un nuevo sincericidio: «O eso habilita a que se haga la denuncia con un anónimo por acá».

Ercolini es el juez que sostuvo que el fiscal Alberto Nisman fue asesinado. Y el que instruyó la Causa Vialidad, en la que la vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner, está a punto de ser condenada.

En la previa de la declaración como testigo del tal «Nico», pronosticó: «Se me ocurre que la fiscal con esta testimonial va a cerrar y no creo que pregunte mucho más. En cualquier caso , si va a preguntar por facturación, (Nico) debería estar preparado para responder si lo que se cobró es una tarifa normal o qué». Juan Mahiques le confirma que la fiscal «sólo eso va a preguntar». 

«Ok. Vamos por ahí si todos están de acuerdo», terció el juez Mahiques. Y su colega Yadarola se sumó: «De acuerdo en todo. Con eso la causa se cierra y sin que nadie pueda decir que no se investigó. Y esa resolución nos sirve para el Consejo y para la contraofensiva cuando sea el momento adecuado».

En ese contexto, se permitió una humorada. «Con el sobreseimiento firme nos vamos a dar la vuelta al mundo con Casey Tur!».

Casey, según el propio Yadarola, fue quien invitó al grupo a Lago Escondido. Así surge de otro tramo de los chats, cuando buscaban la forma de demostrar que cada uno había pagado sus gastos. Casey les dijo: «Muchachos, más allá de todo lo que paguen, quiero decirles que yo me encargo de todo porque es mi responsabilidad», a lo que Yadarola le respondió: «Pablo, ni lo digas. Somos un grupo y fuiste más que generoso en la invitación».

Tiempo Argentino