Manual práctico de golpismo internacional

Las acciones de Bolsonaro tras la derrota copian las tácticas de Trump en las elecciones de EE UU de 2020. Un recorrido por el recetario implementado por la extrema-derecha.

Por Natalia Viana

La tensión postelectoral en Brasil no tiene nada de espontánea. Tampoco es original. No hace más que completar una estrategia empleada desde la victoria electoral de Bolsonaro en 2018 -que, a su vez, imita la estrategia adoptada por el expresidente Donald Trump en Estados Unidos-.

Agência Pública analizó algunas de las principales acciones adoptadas por el presidente estadounidense sobre su derrota electoral en 2020 y las comparó con las de Jair Bolsonaro y su entorno más cercano.

Desde la elaboración de dossieres falsos hasta las demandas judiciales y la creación de memes con Fake News sobre la votación, las similitudes entre las acciones de los dos presidentes antes y después de las elecciones permiten afirmar que se trata de un Playbook – un manual que sigue un guión para erosionar la confianza en el resultado electoral, mantener al electorado comprometido y sembrar el terreno para acciones de desestabilización de las instituciones democráticas.

Este “manual” no se reproduce en Brasil por casualidad. La familia Bolsonaro dedicó inmenso tiempo y esfuerzo a construir alianzas en Estados Unidos. Eduardo Bolsonaro se reunió con el ideólogo ultraderechista estadounidense Steve Bannon en agosto de 2018 y, meses después, fue nombrado representante sudamericano de The Movement, una plataforma de partidos políticos de derecha. Desde entonces, se ha reunido 77 veces con los principales partidarios de Trump, según reveló Agência Pública.

Entre los políticos con los que se relaciona hay figuras clave para la falsa narrativa de que habría habido fraude en las elecciones estadounidenses de 2020, como el empresario Mike Lindell, la activista Ali Alexander, que coordinó las marchas del movimiento “Stop The Steal”, y el propio Bannon. Todos ellos comenzaron a difundir entre el público estadounidense la versión fantasiosa de que las elecciones presidenciales brasileñas fueron robadas.

El 10 de noviembre, poco después de la victoria de Luís Inácio Lula da Silva, Eduardo Bolsonaro viajó a Estados Unidos, donde se reunió con Donald Trump en su resort de Mar-a-Lago, en Florida. Después se dirigió al sur de Florida, donde almorzó con Jason Miller, CEO de la red social Gettr y que solo este año ha estado dos veces en Brasil en actos de apoyo a la reelección de Bolsonaro. Además, habló por teléfono con Steve Bannon, según admitió al diario The Washington Post. Fue Bannon quien acuñó el término Primavera Brasileña para tratar de dar un carácter de “amplio movimiento democrático” a las manifestaciones golpistas en Brasil, asociándolas a la Primavera Árabe. El hashtag ha alcanzado varias veces los Trending Topics de Twitter desde las elecciones.

A continuación se resumen y comparan las principales tácticas de ambos movimientos.

Plantar la semilla de la duda

Poco después de ser elegidos, ambos presidentes empezaron a decir que hubo fraude electoral que les perjudicó, sembrando dudas en el sistema electoral ya al principio de su mandato.

Desde 2016, cuando fue elegido presidente de Estados Unidos, Donald Trump ha fomentado la idea de que las elecciones estadounidenses están marcadas por el fraude. Ya a finales de noviembre de ese año, pocos días después de su victoria, empezó a decir que también habría ganado por mayoría de votos populares “si se descuentan los millones de personas que votaron ilegalmente”. Repitió esta mentira varias veces. La narrativa era que los demócratas habían empleado votos de inmigrantes ilegales para llegar al voto de Hillary Clinton, que era superior al suyo en el voto popular.  En una entrevista de 2019, dijo que el estado de California admitió que había contabilizado un millón de votos ilegales. Lo que también era mentira.

Pero con cada nueva declaración, la prensa se hacía eco de ella… y las redes trumpistas reverberaban la mentira, sedimentando la narrativa.

Jair Bolsonaro hizo exactamente lo mismo. Un año después de asumir el cargo, afirmó por primera vez “tener pruebas” de que habría ganado en primera vuelta en 2018 si no hubiera habido fraude. “Creo que, por las pruebas que tengo en mis manos, que mostraré brevemente, fui elegido en la primera vuelta, pero en mi opinión hubo fraude. Y no sólo tenemos la palabra, hemos demostrado, brevemente quiero mostrar. Necesitamos aprobar un sistema seguro de recuento de votos en Brasil”, dijo en Miami el 9 de marzo de 2020.

Repetiría esta misma mentira varias veces en sus lives semanales. Las pruebas, por supuesto, nunca existieron. Pero empezaron a circular por webs bolsonaristas.

En octubre de 2018 se presentó una denuncia por divergencia de datos en las votaciones por parte del abogado Ricardo Freire Vasconcellos y el ingeniero Vicente Paulo de Lima. El TSE abrió diligencias en su momento y emitió un dictamen el 15 de febrero de 2019, declarando infundada la denuncia. Aun así, la mentira siguió alimentando las redes bolsonaristas en los años siguientes. En agosto de 2020, circuló un vídeo en el que se afirmaba que la Policía Federal había descubierto que Bolsonaro había ganado en primera vuelta con el 78% de los votos. El vídeo fue desmentido por Aos Fatos casi de inmediato, pero siguió circulando.

Bolsonaro volvió a decir que habría ganado en primera vuelta en las elecciones de 2018, en enero de 2022 en Macapá. El 12 de julio repitió la mentira, además de un supuesto fraude en las elecciones de 2014. “Mostremos las elecciones de 2014, 2018, donde gané en primera vuelta. No lo digo por mi boca, tengo los medios para demostrarlo”, dijo a sus partidarios frente al Palacio de la Alvorada. En los días siguientes, causó furor en las redes sociales al afirmar que presentaría pruebas de fraude en el directo semanal del 29 de julio. Pero, durante el directo, sólo presentó Fake News ya desmentidas, como un vídeo con un montaje que mostraba que una urna electrónica habría completado la votación del número del PT en las elecciones de 2018.

Difundir mentiras con apoyo institucional

Ambos presidentes utilizaron las instituciones públicas para respaldar su aburrida teoría del fraude electoral.

En mayo de 2017, Donald Trump utilizó su acusación infundada sobre votos ilegales amañados por los demócratas para instituir una comisión presidencial sobre integridad electoral. La comisión estuvo encabezada por el vicepresidente, Mike Pence, y el secretario de Estado de Kansas, Kris Kolbach. Al no encontrar pruebas, la comisión se dio por concluida en agosto del año siguiente. Pero la propia existencia de la iniciativa institucional contribuyó a respaldar la narrativa del fraude y alimentó las teorías conspirativas que corrían como la pólvora por las redes.

Bolsonaro ha hecho lo mismo, en diferentes frentes, e incluso con más éxito que Trump. El primer esfuerzo comenzó en 2019 dentro del GSI, con los generales Heleno y Luiz Eduardo Ramos al frente.

Según Folha de S. Paulo, el técnico Marcelo Abrileri, que había afirmado creer en pruebas de fraude en las elecciones de 2014, fue buscado en 2019 por el general Luiz Eduardo Ramos e invitado a una reunión con Bolsonaro en el Palacio de Planalto. Nuevamente buscado por Ramos, en julio de 2021, el técnico habló por teléfono con Bolsonaro. “Durante esa conversación le comunicaron que estaban recabando diversa información sobre un posible fraude en las urnas electrónicas. El general Ramos pidió al declarante que hablara un poco sobre la información que descubrió”, declaró Abrileri a la Policía Federal. Los datos de Abrileri fueron utilizados por Bolsonaro en algunos lives.

La ofensiva contra el sistema de votación fue asumida por el Ministerio de Defensa tras la renuncia del general Fernando Azevedo por Bolsonaro, cuando los comandantes de las Fuerzas Armadas también dejaron sus cargos en protesta. El nuevo ministro de Defensa, Paulo Sérgio Nogueira, aprovechó una invitación del TSE para participar en la Comisión de Transparencia de las Elecciones para crear hechos políticos, repitiendo cuestionamientos sobre la seguridad de las urnas. Rebatido por el TSE con datos y hechos, se le aceptaron algunas sugerencias -como hacer una prueba biométrica el día de las elecciones-, pero nada de esto impidió que el MD siguiera creando hechos golpistas. Además de un informe que, si bien afirmaba que no era posible probar que hubiera fraude, “no excluye la posibilidad de fraude o incoherencias”, una aberración jurídica, el Ministerio de Justicia desplegó soldados para realizar una “auditoría paralela” de las urnas en algunas zonas electorales.

Las acciones del MD pretendían dar la ilusión de que los militares tendrían poder para cuestionar el resultado electoral, algo que no tienen. Contribuyendo a los actos golpistas donde se bloquearon carreteras y se instalaron frente a cuarteles poco después de la derrota de Bolsonaro.

Finalmente, el 18 de julio, el gobierno también activó la estructura de Itamaraty y la Secretaría General de la Presidencia para realizar una reunión con embajadores de países extranjeros en la que se presentaron las mismas alegaciones que ya habían sido desmentidas por los fact-checkers. La reunión fue retransmitida por TV Brasil. Pero el tiro salió por la culata: la embajada del gobierno estadounidense reiteró que el sistema de voto electrónico de Brasil es “un modelo para todo el mundo” y una movilización de la Facultad de Derecho de la Universidad de São Paulo consiguió el apoyo de casi un millón de personas para rechazar los ataques a las urnas electrónicas el 11 de agosto.

Impulsar la duda sobre el sistema electoral a través de congresistas aliados

Incluso antes de las elecciones, Trump y Bolsonaro utilizaron congresistas aliados para impulsar dudas sobre el sistema electoral.

En 2018, los líderes republicanos de la Cámara de Representantes, Paul Ryan y Kevin McCarthy, señalaron cuatro disputas en California en las que los republicanos lideraron en los recuentos de votos tempranos, pero perdieron cuando llegaron las papeletas tardías. Utilizaron la tribuna para sugerir que supuestamente se había producido un fraude electoral.

En Brasil, Bolsonaro se ha valido de su escudera en la Cámara de Diputados, Bia Kicis, autora de un proyecto de Ley de Enmienda Constitucional (PEC) que obligaría a imprimir las papeletas para permitir el recuento. “Todo sistema electoral es susceptible de fraude, en papel, digital e incluso con papeletas impresas. La diferencia es que sin una papeleta impresa, el fraude no deja rastro, mientras que en otros métodos, el delito deja rastro y puede haber un recuento/auditoría. Nuestro sistema es como un asesinato sin cuerpo del delito”, tuiteó en noviembre de 2020. El PEC fue rechazado en el Congreso en agosto del año siguiente.

Photographer: Cheney Orr/Bloomberg via Getty Images

Fake News y Memes sobre seguridad electoral

Poco antes de las elecciones, tanto trumpistas como bolsonaristas crearon contenidos para las redes sociales asegurando que se sospechaba de fraude. En EEUU, un mes antes de las elecciones, Trump salió diciendo que había papeletas tiradas en un río en Wisconsin. En septiembre de 2020, un responsable de su campaña tuiteó sobre un puñado de papeletas que habían sido descartadas por error.

En Brasil, la participación en los mensajes sobre fraude dio un salto en vísperas de la primera vuelta, según Núcleo Jornalismo. Falsedades que ya habían sido desmentidas, como el llenado automático de las urnas con el número del PT, volvieron a circular. Cuatro de las cinco principales cadenas de baja calidad supervisadas por Radar Aos Fatos que circularon en grupos políticos públicos en WhatsApp durante el fin de semana de la primera vuelta mencionaban un supuesto fraude en las encuestas.

Intento de impedir la votación en zonas de mayoría opositora

Los aliados de Trump utilizaron diversas estratagemas para evitar que los electores más proclives a votar a los demócratas acudan a las urnas.

En Carolina del Norte, sus partidarios acudieron a los tribunales para pedir que se endurecieran las normas de identificación para votar, lo que afectaría mucho más al voto negro, de mayoría demócrata. Según una encuesta del Centro Brennan para la Justicia, el 70,9% de los votantes blancos con derecho a voto votaron en las elecciones de 2020, frente a solo el 58,4% de los votantes no blancos.

La cosa era descarada. Al defender las leyes restrictivas del voto de Arizona ante el Tribunal Supremo en marzo de 2021, el abogado del Comité Nacional Republicano admitió que el interés del partido en las leyes era evitar “una desventaja competitiva en relación con los demócratas.” Y al discutir las propuestas para ampliar el acceso al voto por correo, el presidente Trump dijo que una expansión del voto por correo llevaría a “niveles de votación que, si estuvieras de acuerdo, nunca volverías a tener un republicano elegido en este país.”

Por aquí, la campaña electoral de Bolsonaro llegó a pedir al TSE que limitara la prestación de transporte regular por parte de los municipios brasileños, una acción que afectaría a los más pobres, que necesitan el transporte público para votar. El ministro Benedito Gonçalves, del TSE (Tribunal Superior Electoral), consideró “absurda” la petición. Según las investigaciones, la ventaja del petista sobre Bolsonaro fue mayor en las clases bajas.

El día de las elecciones, la Policía Federal de Rutas (PRF) llevó a cabo operaciones parando autobuses para comprobar que cumplían las leyes de tráfico. Causando retrasos en la votación y molestias a miles de votantes. Una encuesta de Pública reveló que hubo cinco veces más operaciones en el Nordeste, donde Lula ganó por amplio margen, en comparación con el Sur, donde la mayoría son votantes de Bolsonaro.

Llamamiento a los simpatizantes para que sean “inspectores” de las urnas y negativa a aceptar los resultados

En el primer debate con Joe Biden el 30 de septiembre de 2020, a Trump se le preguntó sobre si pediría a sus partidarios “no participar en ningún disturbio civil” durante el recuento de votos. “Pido a mis partidarios que acudan a los colegios electorales, que observen con mucha atención”, respondió Trump. “Si son unas elecciones justas, estoy cien por cien a favor. Pero si veo que se amañan decenas de miles de papeletas, no puedo estar de acuerdo”.

Bolsonaro repitió la frase casi idéntica varias veces. En la sabatina del National Journal del 23 de agosto, puso condiciones a la aceptación del resultado electoral. “Sea cual sea [el resultado], deben respetarse unas elecciones limpias. Se respetarán los resultados de las urnas, siempre que sean unas elecciones limpias y transparentes”, afirmó.

En mayo ya había tergiversado. Luego de que le preguntaran sobre si podría comprometerse a aceptar los resultados de las urnas electrónicas independientemente del resultado, incluso si no es reelegido, Bolsonaro no respondió. Sólo dijo: “Democráticamente, espero unas elecciones limpias”.

Más de un año antes, en un Live del 15 de abril de 2021, había dicho que sólo aceptaría una derrota de Lula “Si Lula vuelve, por voto directo, por voto auditable.”

Además, al igual que Trump, la campaña de Bolsonaro llamó a sus votantes a acudir a los colegios electorales para “fiscalizar” la votación, utilizando como lema falsas denuncias de fraude.

La campaña publicó un sitio web llamado “Fiscais do Bolsonaro” a través del cual cualquier ciudadano podía inscribirse para ir a inspeccionar las urnas. La práctica es irregular, ya que la ley electoral garantiza la existencia de inspectores bajo ciertas reglas, como tener insignias firmadas por los partidos y que sólo dos inspectores acompañen a la vez los trabajos de la mesa receptora.

Detener el recuento de votos

En las primeras horas posteriores a las elecciones estadounidenses, Trump exigió que se detuviera el recuento de votos. Según él, se necesitaba tiempo para comprobar las denuncias de fraude, inventadas y amplificadas por sus propios partidarios. En vísperas de las elecciones, la campaña bolsonarista intentó un golpe muy similar. El ministro de Comunicaciones, Fábio Faria, y el ex titular de la Secom (Secretaría Especial de Comunicación) y Fábio Wajngarten convocaron a una conferencia de prensa para decir que la campaña de Bolsonaro había sido perjudicada porque las inserciones radiales no habían sido difundidas de acuerdo con la ley.

Fábio Faria pidió entonces que se aplazaran las elecciones hasta que se investigara la denuncia; más tarde diría que se arrepentía de la petición. Pero no fue el único. Eduardo Bolsonaro pidió lo mismo en una entrevista, y las redes sociales de Bolsonaro rápidamente viralizaron la demanda.

“Hay un candidato al que se menosprecia y otro al que se favorece. Esto perjudica a la democracia. Si se le diera a Jair Bolsonaro todo el derecho de réplica es tan largo que sería necesario posponer esta elección”, dijo Eduardo, durante una entrevista con el sitio web de Bahía BNews. Al mismo tiempo, el Instituto Nacional de Defensa (INAD), una institución poco conocida, envió una carta a la PGR solicitando el aplazamiento de la segunda vuelta.

El PL pidió al TSE que investigara el caso. Sin embargo, el TSE rechazó rápidamente la acción, y las emisoras de radio mencionadas acudieron a informar al público que la propia campaña había suspendido el envío de los programas. Además, el informe enviado por el partido al TSE contabilizaba al menos 9.764 inserciones más de las que realmente emitían las emisoras, según Aos Fatos.

No aceptar el resultado electoral en una declaración

En su discurso de las primeras horas tras las elecciones, Trump dijo con todas las letras que había ganado las elecciones y que hubo fraude.

“Eso es un fraude al público estadounidense. Es una vergüenza para nuestro país. Nos estábamos preparando para ganar estas elecciones. Francamente, hemos ganado estas elecciones. Hemos ganado estas elecciones. Así que nuestro objetivo ahora es garantizar la integridad por el bien de esta nación. Este es un gran momento. Es un gran fraude a nuestra nación”, afirmó.

Bolsonaro, por su parte, tardó 44 horas en pronunciarse pero, al igual que el estadounidense, no reconoció la derrota. En cambio, dijo que el proceso era injusto y aplaudió a los manifestantes que ya estaban bloqueando carreteras para rechazar el voto popular. “Los actuales movimientos populares son el resultado de la indignación y la sensación de injusticia por cómo se desarrolló el proceso electoral. Los movimientos pacíficos siempre serán bienvenidos, pero nuestros métodos no pueden ser los de la izquierda, que siempre han perjudicado a la población, como la invasión de propiedades, la destrucción del patrimonio y el recorte del derecho a circular”, afirmó.

El mentor del populismo de derecha global, Steve Bannon, fue más allá: “Bolsonaro no puede conceder la derrota”, dijo al sitio web de derecha Rumble minutos después del resultado, todavía el 30 de octubre. “Estas elecciones han sido robadas a plena luz del día… indignante”, escribió en su cuenta de Gettr al día siguiente.

El nuevo plazo, ahora, es el 1 de enero, el día de la toma de posesión. Ya ha habido varias campañas en este sentido, y la frase “El ladrón no subirá la rampa” ha llegado varias veces a los Trending Topics de Twitter.

Esta estrategia es típica del marketing digital, que busca una sensación de “urgencia” para que la gente pase a la acción. En el populismo digital, estas fechas imaginarias llevan a los partidarios a mantenerse comprometidos y movilizados, a la espera de una fecha límite que nunca llega.

Todo esto es una copia exacta de lo ocurrido en Estados Unidos tras la derrota de Trump. En el caso estadounidense, los “plazos” seguían fechas importantes en el complicado calendario de certificación electoral estadounidense: el 8 de diciembre era la fecha límite para que las autoridades electorales se pronunciaran sobre las acusaciones de fraude; el 14 de diciembre, los electores del Colegio Electoral se reunían para votar, oficialmente, a los candidatos elegidos en cada estado (la elección en EE.UU. es indirecta). El 23 de diciembre era la fecha límite para que el Congreso recibiera la certificación.

Después, la fecha clave era el 6 de enero, cuando los representantes federales se reunían para confirmar los votos recibidos por los Colegios Electorales. Un ritual tradicional que fue convertido por Trump en una “fecha límite” para presionar a los congresistas republicanos para que acaben de contar los votos a su favor.

Así, el ex presidente estadounidense consiguió mantener movilizados a sus partidarios hasta la gigantesca protesta, organizada y financiada por su campaña, que desembocó en la invasión del Capitolio. Ese día, ante miles de personas y a poca distancia del Congreso, Trump dijo a la multitud: “vamos a caminar hacia el Capitolio y vamos a vitorear a nuestros valientes senadores, congresistas y mujeres, y probablemente no vamos a vitorear tanto a algunos de ellos. Nunca recuperaremos nuestro país si somos débiles. Tenemos que mostrar fuerza, y tú tienes que ser fuerte. Hemos venido a exigir que el Congreso haga lo correcto y cuente sólo a los electores que fueron legalmente designados.”

Los términos del discurso, cuidadosamente preparados para ser ambiguos, son una táctica para mantener ocupados a los aficionados, que intentan “averiguar” en interminables discusiones en las redes sociales cuál sería el mensaje subliminal del líder. Al mismo tiempo, la ausencia de una orden clara está meticulosamente elaborada para evitar la responsabilidad penal por inflar los actos golpistas, tanto en Estados Unidos como en Brasil.

Bolsonaro repite la misma táctica. Dos días después de la graduación de Lula, Bolsonaro se dirigió a sus partidarios diciendo que “nada está perdido” y que “ustedes deciden dónde van las Fuerzas Armadas”, una frase que fue leída como una “contraseña” de que, si los manifestantes mantienen su acampada en los cuarteles, los militares finalmente intervendrían.

“Trump consiguió mantener movilizados a sus partidarios hasta la gigantesca protesta, organizada y financiada por su campaña, que desembocó en la invasión del Capitolio”

Desinfografía: la derrota electoral sería “estadísticamente imposible”

El 20 de diciembre de 2020, tras meses de memes mostrando falsas proyecciones estadísticas que “demostraban” realmente que el republicano habría ganado las elecciones, Trump tuiteó: “estadísticamente es imposible haber perdido las elecciones de 2020…. Gran protesta en DC el 6 de enero. No faltes, ¡será salvaje!”. Fue el primer llamado directa del ex presidente a la concentración que acabaría con la invasión del Capitolio.

Las redes bolsonaristas también apostaron por vídeos chapuceros explicando cómo “matemáticamente” el recuento no tendría sentido, un ejemplo de desinfografía, según la clasificación del Media Manipulation Casebook.

El caso más notorio fue el del sitio web argentino Derecha Diário -cuyo dueño es amigo de Eduardo Bolsonaro y dice que llegó a Brasil poco antes de la segunda vuelta-, que difundió afirmaciones falsas sobre una diferencia en el nuevo modelo de urnas. El argentino Fernando Cerimedo utilizó esta mentira para descontar los votos y decir que, en realidad, Bolsonaro habría ganado la votación. Fue suspendido de las redes sociales por difundir noticias falsas.

Batalla en la Justicia

El 4 de noviembre de 2020, los abogados de Trump iniciaron una batalla judicial sin precedentes impugnando la votación en varios tribunales. Se iniciaron no menos de 62 demandas basadas en historias ya desmentidas. De ellas, 61 fueron denegadas sin demora por jueces federales y estatales. Así que los abogados acudieron al Tribunal Supremo para intentar impugnar el resultado de las elecciones en algunos estados, como Pensilvania. El STF estadounidense también se negó a aceptar el empeño judicial de Trump, lo que llevó al expresidente a calificar al tribunal de “cobarde” en Twitter. 

Bolsonaro, por su parte, presionó a su partido, el PL, a presentar una demanda ante el TSE para pedir la anulación de los votos en el 60% de las urnas, basándose en el informe del Instituto Jurídico Voto, contratado por el partido. Sin embargo, la demanda ignoraba el hecho de que las mismas urnas que el Instituto había señalado como problemáticas se habían utilizado en la primera vuelta, en la que se eligieron los mayores escaños del Congreso. La demanda fue rápidamente rechazada por Alexandre de Moraes, presidente del TSE, y el partido fue multado con 22,9 millones de reales por litigar de mala fe.

Aun así, Bolsonaro no se rindió y hay informaciones de que ahora está presionando al presidente del PL, Valdemar Costa Neto, para que inicie otra acción pidiendo la anulación de la diplomacia de Lula.

Intento de implicar a los militares

Además de entrometerse en el recuento de votos, Bolsonaro llegó a reunirse con mandos militares el día que rompió su silencio e hizo una declaración en el Palacio de la Alvorada. Preguntó a los militares qué pensaban sobre la posibilidad de judicializar los resultados de los comicios con el argumento de que el presidente electo debería ser inelegible debido a las condenas en Lava Jato.

Fuentes militares oídas por la CNN dijeron que los miembros de las fuerzas armadas, sin embargo, no apoyaban al presidente.

Dos años antes, Trump ya había considerado meter a los militares en su plan antidemocrático.

Fuentes de la Casa Blanca habrían dicho que Trump discutió la imposición de la ley marcial en un movimiento destinado a anular el resultado de las elecciones de 2020.

Michael Flynn, asesor de seguridad nacional del presidente, dejó flotar la idea en una entrevista con el canal de noticias de derechas Newsmax. Poco después, en una reunión en la Casa Blanca en la que Flynn estuvo presente, Trump preguntó a sus asesores cómo sería el uso de la ley marcial, según dijeron fuentes al New York Times. La idea era decretar un estado de excepción para que los militares pudieran realizar un recuento de votos. Afortunadamente, la desquiciada sugerencia no salió adelante y el Comandante del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas de EEUU actuó entre bastidores para contener los ánimos golpistas de Trump.

Fue la “izquierda” la que asaltó el Capitolio

Durante la invasión del Capitolio, considerada un acto criminal que está siendo investigado por el Departamento de Justicia y por un IPC en el Congreso de EEUU, los partidarios de Donald Trump aseguraron que la irrupción había sido promovida en realidad por manifestantes “antifascistas” infiltrados entre los trumpistas, que eran “pacíficos” y “buenos ciudadanos”. La noticia falsa se hizo viral en los círculos de derechas en cuestión de minutos y fue desmentida por los verificadores de hechos.

Del mismo modo, tras la violenta manifestación en la que los bolsonaristas intentaron asaltar la sede de la Policía Federal en Brasilia e incendiaron autobuses, el 12 de diciembre, día de la graduación de Lula, comenzó a circular la misma desinformación en las redes sociales. Un comentarista de Jovem Pan llegó a decir que el allanamiento era un montaje “de izquierdas” mientras que influencers como el perfil Te Atualizei, con casi 2 millones de seguidores en Twitter, aportaron fotos que supuestamente demostraban que los manifestantes violentos no eran de derechas.

Otra noticia falsa que empezó a circular -y que fue desmentida por la Agência Lupa- decía que Ricardo Stuckert, fotógrafo oficial de Lula, se había infiltrado en las manifestaciones para provocar actos vandálicos.

No pasar la banda presidencial

Donald Trump ha sido el primer presidente de EEUU en 150 años en negarse a estar presente en la ceremonia de investidura de su sucesor. Bolsonaro es el primer presidente brasileño tras la redemocratización que no pasó la banda presidencial.

En ambos casos, la estrategia rompe con un importante gesto simbólico para la transición pacífica y democrática del poder. Ambos pretenden demarcar una “protesta” contra el “fraude”, deslegitimando al sucesor desde el inicio del nuevo mandato.

¿Y después qué?

Incluso después de la toma de posesión de Joe Biden, el 20 de enero de 2021, Donald Trump mantuvo la versión de que había sido víctima de un fraude, utilizando la historia para mantener su capital político y su control sobre el partido republicano. Y también para ganar mucho dinero. Una campaña de financiación para “seguir luchando” y demostrar el fraude electoral consiguió recaudar más de 1.300 millones de reales. Gran parte de los fondos acabaron en los hoteles de Trump, según el diario The Guardian.

Con más del 50% de los votantes republicanos convencidos de que hubo fraude, el rechazo de Joe Biden a las elecciones resultó ser una activo electoral. Más de 100 candidatos a las elecciones estadounidenses de mitad de mandato de este año denunciaron el robo de las elecciones. Aunque muchos no salieron elegidos, la influencia de Trump sigue siendo grande dentro del mundo de la derecha estadounidense.

Bolsonaro puede utilizar este “capital” para mantenerse a la cabeza de la derecha brasileña, o utilizarlo en beneficio de su hijo más vinculado a los mentores estadounidenses, Eduardo Bolsonaro. Al fin y al cabo, ya ha creado un instituto que celebra congresos conservadores importados de EEUU y vende “cursos” para “educar críticamente” a los derechistas brasileños, otra gran fuente de ingresos para los trumpistas que han redoblado sus mentiras sobre el fraude electoral.


Traducción: ALAI

Agencia Latinoamericana de Información

Deja una respuesta

Please visit our sponsors | Por favor visita nuestros esponsores

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *