Murió a los 77 años el prolífico novelista estadounidense Paul Auster

Imagen: El autor estadounidense Paul Auster / Edu Bayer

El reconocido escritor falleció en su casa de Brooklyn. Su obra, traducida a más de 40 idiomas, incluye poesía, relatos, ensayos o guiones de teatro y de cine.

El prolífico escritor estadounidense Paul Auster, autor de obras como «La trilogía de Nueva York», murió este martes a los 77 años por complicaciones de un cáncer de pulmón.

Auster falleció en su casa de Brooklyn rodeado por su familia, entre ellos su esposa y también escritora Siri Hustvedt y su hija Sophie, dijo su amiga Jacki Lyden en un comunicado.

De ojos pronunciados y expresivos, Auster adquirió estatus de culto en los 1980 y 1990 gracias a la renombrada «La trilogía de Nueva York» o su película «Smoke».

Me emociona ver la cantidad de escritores, escritoras y gente común que llora la muerte de Paul Auster. Es que además de gran compañía para muchos de nosotros, sus lectores, era amable, simpático, interesado por el otro y por las causas nobles. Una pena su muerte.

Claudia Piñeiro

Entre sus galardones destacan el de Caballero de la Orden de las Artes y las Letras de Francia y el Premio Príncipe de Asturias de las Letras.

Alabada por intelectuales, su obra llegó también al público de masas. Su treintena de libros, traducidos a más de 40 idiomas, pueden encontrarse tanto en tiendas de aeropuertos como en listas de lectura universitarias.

El Booker Prize, del Reino Unido, al que estuvo nominado, declaró el miércoles que la obra de Auster «conmovió a los lectores e influyó en los escritores de todo el mundo».

En marzo de 2023, Hustvedt anunció que fue diagnosticado con un cáncer, el colofón de unos años trágicos en la recta final de su vida.

Su nieta de diez meses había muerto en 2021 por ingerir heroína. Y su hijo Daniel, padre de la niña y acusado de homicidio involuntario, falleció por una sobredosis apenas diez meses después.

En un texto publicado en agosto de 2023 en Instagram, Hustvedt reconoció que la enfermedad no daba tregua a Auster.

«El paciente, y yo a su lado, hemos viajado por esta carretera, hemos tenido retrasos y hemos rodado en círculos. Aún no hemos llegado al cartel que indica el final del camino: Usted está saliendo de Cancerlandia», escribió junto a fotos de los dos cuando eran más jóvenes.

Para su amiga Lyden, Auster fue «escritor de escritores», alguien que abarcó «con las palabras todas las facetas de la pérdida, la soledad, las alegrías y las penas de una vida».

«Nunca perdió el contacto con el sufrimiento humano y eso lo convirtió en el amado escritor que ha sido», afirmó.

Historias de padre e hijo

Auster creció en Newark, Nueva Jersey, y era hijo de inmigrantes judíos-polacos.

Se mudó a Nueva York para asistir a la Universidad de Columbia. Tras graduarse pasó cuatro años en Francia, donde vivió de hacer traducciones mientras perfeccionaba su oficio como escritor.

Pasó por momentos particularmente oscuros en la década de 1970 cuando se casó y cuatro años más tarde se divorció de la cuentista estadounidense Lydia Davis, con quien tuvo a Daniel.

«Me había topado contra un muro en mi trabajo. Estaba bloqueado y me sentía miserable, mi matrimonio se estaba desmoronando, no tenía dinero. Estaba acabado», dijo a The New York Times en 1992.

El punto de inflexión se dio en 1979 con la repentina muerte de su padre, cuya herencia le permitió dedicarse a la escritura.

Auster publicó en 1982 «La invención de la soledad», una reflexión inquietante sobre las relaciones padre-hijo, un tema recurrente en la obra de Auster.

El libro fue un éxito entre los críticos y desató el talento de Auster. El mismo año se casó con Hustvedt, y ambos se convirtieron en una de las parejas de intelectuales más famosas de Nueva York.

Trilogía de Nueva York

Su gran avance se produjo con «La trilogía de Nueva York», un giro filosófico en el género policíaco que presenta a un turbio cuarteto de detectives privados llamados Blue, Brown, Black y White.

En los siguientes años seguiría en la senda de sus travesuras existenciales con libros como «El Palacio de la Luna» (1989), «La música del azar» (1990) y «Leviatán» (1992).

Otras obras destacadas son «El libro de las ilusiones» (2002) o «Brooklyn follies» (2005), en el que un superviviente de cáncer de pulmón busca un lugar para morir tranquilo en el Brooklyn de su infancia.

Su don para crear diálogos agudos fue clave para el éxito de «Smoke», la película que escribió y codirigió en la que retrataba al dueño de una tabaquería de Brooklyn interpretada por Harvey Keitel.

También codirigió la continuación, «Humos del vecino», que volvió a contar con Keitel, junto a Jim Jarmusch, Michael J. Fox, Madonna y Lou Reed.

En 2017 rompió con su estilo conciso para publicar un tomo de 866 páginas, «4 3 2 1», que describe la sociedad estadounidense a través de la vida de un hombre común, Archie Ferguson.

Auster la consideró su obra maestra, aunque no toda la crítica coincidió con su juicio.

En 2023 publicó junto a su yerno fotógrafo Spencer Ostrander «Un país bañado en sangre» sobre la violencia armada en Estados Unidos, con textos que acompañan las instantáneas tomadas en tiroteos en el país.

En ese libro reveló que su abuela había matado a tiros a su abuelo en 1919, pero que evitó ir a prisión y pudo criar a sus cinco hijos argumentando locura temporal.

Con información de Tiempo Argentino