Neoliberalismo

Por Luis Linares Zapata

Muy a pesar de los muchos diagnósticos de su muerte, el neoliberalismo sigue con vida. Y muy a pesar también de sus malos augurios, todo indica que seguirá entre nosotros por largo periodo.

¿A qué se debe su resistencia y hasta mejoras cuando, bien se ha documentado, el enorme daño que ha causado? En especial sus perjuicios anidan, con detalle, dolor y en todo el mundo, entre los de abajo. No hay, prácticamente ninguna región del orbe que escape a sus modalidades más nefastas. Pero, muy a pesar de ello, permanece vigente como una pesada envoltura ideológica y con modos prácticos, muy arraigados, de accionar en la vida cotidiana de los distintos ­pueblos.

Trátese de métodos de evaluación de la enseñanza escolar o como criterios para conducir el registro empresarial. Baste una mirada, aunque sea superficial, a los indicadores que se publican para catalogar las acciones en bolsa o el mérito de una escuela, la calidad de la salud o el criterio para asignar pensiones. Ahí se pueden encontrar, casi intactos, los valores y las señas que coadyuvan para escoger dónde estudiar, el hospital dónde curarse o qué acciones comprar.

Pero sus oficios y usos no se agotan en las descritas. Subsisten sus atribuciones en una gran cantidad de materias, búsquedas y sectores de la vida cotidiana.

El neoliberalismo y sus perspectivas, así como la misma escala de valores que entraña, se usa y hasta desusa en incontables aspectos de la vida organizada. No en balde ha tenido varias décadas para arraigarse en todos los intersticios de las instituciones y en las formas de actuar de individuos, grupos o instituciones.

La lucha para erradicarlo tiene, por tanto, que ser implacable y totalitaria. Aún contando con los apoyos de los variados países –y sus pueblos– que tratan de eliminar su vigencia, sigue ahí enquistada su presencia, dictando normas y moldeando quehaceres. Su combate es cuerpo a cuerpo y aun así prevalecen sus arraigados reflejos. No bastan las declaratorias de su extinción para ponerse a salvo de sus consecuencias. Se requiere de tiempo y esfuerzo continuado para declarar territorios libres de ­neoliberalismo.

Cierto es que, al menos en la escala y las perspectivas empleadas cuando su vigencia fue avasalladora, puede haber modificaciones, si no de raíz, sí de intensidades. Es decir, aunque su propósito final –trabajar para la acumulación de los de arriba– ya no rija, subsisten modalidades que no permiten un flujo distinto de la riqueza, los reconocimientos y valores. Organismos y normas con gran rango de autonomía, bien establecidos, de superestructura incluso, condicionan los trabajos para introducir una visión reparadora de las desigualdades ocasionadas. Porque, al final, de esto se trata el factible destierro del neoliberalismo: intentar la mayor igualdad posible entre individuos, clases sociales o naciones.

Ahí quedan, bien asidos a sus palancas de poder, una miríada de organismos financieros. La mayoría de alcance supranacional, integrantes de toda una estructura condicionadora. Su existencia es longeva y sus modos de operar bien conocidos. Se imponen con facilidad inaudita y en casi todas las ocasiones adonde se les llama. Por lo demás, siempre prestos a condicionar su ayuda.

Aun en los países que ya han recorrido algo de la ruta contra esta herradura impositiva, se van encontrando obstáculos imprevistos. Todos generados durante la vigencia del modelo acumulador. Instituciones completas que sostienen sus posturas sin importar las consecuencias de flagrantes contradicciones con densas corrientes opuestas. Desencuentros que implican ineficiencias por retardos, choques y hasta violencias varias.

Los huecos y ausencias legales son parte inherente de sus agarres para sostenerse. En la fiscalidad se arropan y protegen con habilidad los hijos predilectos del neoliberalismo. Los no impuestos a las fortunas, por ejemplo, son transparente muestra, aunque, también, usan a la filantropía con sus masivas fundaciones como efectivos nichos evasores. La lucha por obligar a los grandes capitales a contribuir con honestidad y justicia es parte delicada y traicionera de la política. La complejidad de innumerables meandros evasores se torna, ante constantes y múltiples amenazas, en una hidra de numerosas cabezas y pesados cuerpos. Ahí subsisten, para pena de otros, los famosos y muy usados paraísos fiscales.

Una de las pruebas de la aceptable salud neoliberal, en estos tiempos, la aportan los cónclaves de alcance mundial. El Foro de Davos es un reducto difuminador de dictados que exigen la prevalencia del modelo globalizador imperante.

El llamado Foro Social Mundial, en cambio, ha ido perdiendo capacidad de presentar batalla o imaginar rutas alternas. En última instancia, lo realmente difícil de la lucha contra el neoliberalismo proviene del arraigado individualismo prevaleciente.

La Jornada

Un comentario

  • NICOLASCACERES dice:

    de que sirve escribir postulados por internet??
    si la masa asalariada no lo lee.
    sera un libre culpa?
    porque hay cosas que ya no se entienden, calculo que seras o deberas ser de argentina, soy de zona sur de «la ciudad mas rica» y te puedo asegurar que el barrio de once no es mas zona argentina, naci y creci en parque patricios, y hay gente de cualquier lado. si esto fue planificado o no no lo se, pero lo unico que quedo en pie es la jugueteria donde compraba juguetes cuando era chico
    davos debe existir pero para una persona que vive en villa caraza le queda muy lejos

Deja una respuesta

Please visit our sponsors | Por favor visita nuestros esponsores

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *