Odio

El Ministerio de Cultura de la Nación repudia de forma enérgica la destrucción completa del monumento en homenaje a María Remedios del Valle emplazado en la plazoleta Alfonso Castelao, ubicada en Bernardo de Irigoyen y Estados Unidos, de la Ciudad de Buenos Aires.

En la madrugada de este viernes 1 de septiembre el monumento que honra la figura de la “Madre de la Patria” fue quemado en su totalidad de forma cobarde y anónima.

Este mismo había sido inaugurado el 8 de noviembre de 2022 (Día Nacional de las y los afroargentinos y de la cultura afro), como resultado del concurso realizado por el Ministerio de Cultura para homenajear a María Remedios del Valle, y es obra de escultor Alexis Minckiewicz, quien trabajó junto a Gisela Kraisman y Louis Yupanki.

Lamentamos y repudiamos profundamente estos hechos de violencia hacia símbolos de nuestra historia, nuestra patria y nuestra cultura.

Al conmemorarse los 40 años de Democracia en Argentina, es necesario poner freno de manera urgente no solo a cualquier discurso y expresión de odio y toda forma de intolerancia, discriminación y violencia hacia el otro.

Este Ministerio ha informado y puesto en conocimiento a las autoridades de la Ciudad de Buenos Aires para que se inicien los procedimientos correspondientes a fin de ubicar a los responsables para que asuman las consecuencias de semejante acto de vandalismo.

Sobre María Remedios del Valle, Madre de la Patria

Nació en Buenos Aires en 1766. De origen afrodescendiente, formaba parte de los sectores populares y subalternos de la colonia. Junto a su marido e hijos formó parte del Ejército del Norte en la primera expedición al Alto Perú, al mando de Manuel Belgrano.

Por su coraje y valentía, Belgrano le confirió el grado de capitana del Ejército. Participó del frente de batalla en el cuidado y atención de soldados en las victorias de Tucumán y Salta (1812 y 1813), y en las derrotas de Vilcapugio y Ayohuma (1813).

Página/12, 02-09-23

Perdió a su familia en combate y, una vez terminada la guerra, regresó a la ciudad de Buenos Aires, donde padeció la indigencia. Su figura fue sometida durante largo tiempo al silenciamiento en el relato histórico de las y los héroes de la Patria. La vejez de María Remedios transcurrió en la pobreza material y privada de reconocimientos oficiales, hasta que la Sala de Representantes de la Provincia de Buenos Aires le concedió el cargo de sargento mayor de caballería en 1829. Más tarde, el gobernador de Buenos Aires, Juan Manuel de Rosas, decretó su jerarquía de mayor de caballería y le aumentó su pensión de 30 pesos a 216 pesos. Ella, por gratitud hacia quien la sacó de la miseria, cambió su nombre por el de Remedios Rosas.

Murió el 8 de noviembre de 1847, sin haber recibido en vida el reconocimiento merecido. Honrar su figura constituye un acto de justicia para quienes, sometidos a la condición de esclavos en los orígenes de la Patria, se identificaron con este país y lucharon por su Independencia.

Por eso mismo, cada 8 de noviembre, gracias a la Ley 26.852, se conmemora en Argentina el Día Nacional de las y los Afroargentinos/as y de la Cultura Afro en homenaje a María Remedios del Valle, aquella mujer recordada como “Madre de la Patria” por el papel protagónico que desempeñó en la gesta de nuestra Independencia.