Postales de vidas paralelas

Milei y Macri: postales de vidas paralelas

Por Hugo Presman*

Imagen: Macri, Milei, Petri, Bullrich.

Uno tiene 64 años y siempre fue patrón por herencia paterna. El otro tiene 53 años y siempre fue empleado. Uno es ingeniero civil aunque llamativamente nunca se conoció un compañero de la Facultad que dijera «yo cursé una materia con Mauricio»; el otro es licenciado en economía, propagandista de la escuela austríaca. Ambos cursaron los tres niveles educativos en la educación privada.

Los dos hicieron carreras políticas meteóricas. Macri accediendo rápidamente a la Presidencia de Boca; en el 2003 fundó un partido que le permitió acceder a la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires en el 2007, siendo reelegido en el 2011. Alcanzó la presidencia en el 2015 al frente de una unificada coalición antiperonista. En Boca fue salvado en su peor momento y al borde de la renuncia, por Carlos Bianchi, el gerente futbolístico contratado contra su voluntad. Y en el gobierno de la ciudad, su salvador fue el verdadero encargado de la gestión, «su gerente» Horacio Rodríguez Larreta. Su presidencia al frente del «mejor equipo de los últimos cincuenta años», fue un fracaso estrepitoso al punto que no pudo presentarse para ser reelegido a pesar de contar con el apoyo del poder económico nacional e internacional, del FMI, del grueso de la prensa y el poder judicial. La magnitud de su mala imagen le obstaculizó la posibilidad de intentar la revancha en el 2023, debiendo declinar su postulación. Sin embargo, terminó haciendo una jugada política arriesgada pero finalmente exitosa que lo ha reinstalado en un lugar central de la política argentina y del poder.

Javier Gerardo Milei empezó su carrera laboral como becario por seis meses en el Banco Central, pero no se le renovó la beca por lo que se consideró entonces una formación deficiente. Pasó por el Estudio de Miguel Angel Broda, un gurú ultraliberal de la City, con pronósticos indefectiblemente errados, para trabajar luego en la AFJP Máxima del Banco HSBC donde permaneció cuatro años bajo las órdenes del fallecido Javier Finkman y del ex Banco Roberts Fabián Abadi. Cuenta el periodista Alejandro Bercovich en su nota publicada en el diario BAE del 6-10-2023: «La cosa no terminó bien: lo echaron por conflictivo e inestable emocionalmente, y también por denuncias internas de acoso sexual que -otras épocas- nunca llegaron a la Justicia. Recientemente, Milei supo que Martino ( Gabriel, Presidente Comité Ejecutivo del HSBC) había empezado a recordar aquellos inconvenientes ante terceros.»

La incubadora de esta criatura fue el empresario Eduardo Eurnekián, la sexta fortuna a nivel local y 1929 en el escalafón mundial según la revista Forbes, dueño de la concesión de 35 terminales aéreas en todo el país que asciende a 52 sumadas las del exterior. Muy amigo de Franco Macri, ambos tenían un trato descalificador con Mauricio. Escribió Juan Luis González en su libro «EL LOCO»: «Mauricio Macri tiene varias habilidades. Una, muy entrenada, es la capacidad para guardar rencor. Pueden pasar semanas, meses y hasta años, pero hay algo en su sangre calabresa que lo hace capaz de retener broncas con la misma facilidad con la que respira». Eurnekián, quien lo trataba de «boludito», sabía que como presidente venía a cobrarse las descalificaciones pasadas y presentes. Por eso su empleado Javier Milei, un corderito lejos de su papel posterior como león, fue enviado a la arena mediática del Canal América donde Eurnekián era socio de Daniel Vila, José Luis Manzano y Claudio Belocopitt y a través de dos fieles servidores, Alejandro Fantino y Mauro Viale, fueron proyectando la figura del ex arquero de las inferiores de Chacarita. Hay que reconocer que el economista devoto de la escuela austríaca y la de Chicago, hizo méritos para destacarse en lo que requiere la televisión: gritos, insultos, descalificaciones, amenaza de golpes. El centro de sus ataques fue Marcos Peña, la mano derecha de Mauricio Macri. Algunas de sus diatribas: «El pelotudo de Macri le dio todo el poder al comunista de Marcos Peña que es el verdadero presidente, y lo cagó. Es un parásito inútil que no puede sumar ni con una calculadora. Es un incompetente, un inepto, un idiota, un chupasangre, un estúpido, un hijo de puta, un impresentable, un necio, una basura». Como decía Jorge Luis Borges: «Para injuriar, ni siquiera un lenguaje se necesita»

Eso ocurría en el 2017. Se presentó a elecciones en la Capital en el 2021 , alcanzando el 17,03%. En las PASO del 2023 llegó a 29,86 % a nivel nacional, manteniendo prácticamente el porcentaje en las nacionales y llegando en el balotaje a acceder a la presidencia con el 55,69%, con una amplia diferencia sobre Sergio Massa de 11,38 puntos. Ganó en 20 provincias. No hay en la historia del país una trayectoria más meteórica.

Habitualmente invoca haberlo logrado porque contaba a su favor con «las fuerzas del cielo» referido a los macabeos que proclamaron la independencia judía en la Tierra de Israel durante un siglo, desde el 164 al 63 a. C. La cita textual es: «Porque la victoria en el combate no depende de la cantidad de las tropas, sino de la fuerza que viene del Cielo.»

La historia de los Macabeos está narrada en una novela del escritor estadounidense Howard Fast con el título «Mis gloriosos hermanos»

POSTALES PERSONALES

Los grupos económicos suelen ser la placenta de futuros presidentes, cuyas historias personales pueden ser dramáticas y truculenta como una telenovela turca. Menem le entregó inicialmente el Ministerio de Economía al Grupo Bunge y Born. Por el grupo Macri pasaron como empleados y tal vez nunca dejaron de serlo, políticos como Carlos Grosso, José Octavio Bordón, José Manuel de la Sota, entre otros muy conocidos. La relación de Franco Macri con su hijo Mauricio fue siempre traumática. Cuenta Gabriela Cerruti en «EL PIBE» ( página 91) : «Grosso era ya parte de la familia. Se había casado con una secretaria del grupo, pasaba domingos enteros en la quinta Los Abrojos y recibía el abrazo conmovido de Franco cada vez que terminaba una de sus habituales exposiciones.

-«Deciles, deciles, deciles lo que te digo siempre…Cómo me gustaría que fueras mi hijo en lugar de este pelotudo»

Escribió Juan Luis González en su libro El Loco: «Me topé, sin buscarlo, con la historia de un chico torturado por sus padres, corrido a un lado por sus compañeros de escuela y rechazado sistemáticamente por sus eventuales parejas. Con el economista que se recibió a pesar de las zancadas que le hacía el papá. Con el hombre que llegó a la adultez con casi ningún amigo y con la desconfianza hacia las personas grabada en su ADN. Con el que nunca quiso ser padre y que terminó adoptando a un perro como su hijo, con el que pasó solo una decena de navidades y años nuevos. Con el que no pudo superar la muerte de aquél animal que tanto quiso y que, sumido en una profunda depresión, terminó cayendo en telépatas, médiums y clones. Con el que está convencido de que Dios lo eligió como un moderno profeta. Me encontré con la historia de un hombre profundamente solo.»

El gobierno de Javier Milei estará conformado por ex-empleados de Eduardo Eurnekian (Guillermo Alberto Francos, Santiago Caputo, Nicolás Posse, Mariano Cúneo Libarona) y posiblemente funcionarios de Macri (Luis Caputo Federico Sturzenegger, entre otros) y antiguos colaboradores de Menem y Cavallo, desde Roque Fernández a Carlos Rodriguez más los que el Círculo Rojo aporte, sin obviar que los mencionados lo son. Un seleccionado de ajustadores, personajes que durante toda su vida interpretaron el papel de Hood Robin, que gozan con su crueldad y el placer que le produce el sufrimiento ajeno. Carlos Rodriguez acaba de decir «hay que sufrir, van a tener que sufrir para que se aprenda que las cosas cuestan»

Pero las internas entre los economistas de Milei y Macri, vuelve incierto el resultado final, pero con amplia ventaja para el expresidente que prácticamente parece haber intervenido La Libertad Avanza.

POSTALES DE VIDAS PARALELAS

Con la astucia del personaje oscuro que es, con su capacidad insuperable por la mentira, con la venganza como uno de los motores de su vida, en este caso concentrado en Sergio Massa, Mauricio Macri apoyó a Bullrich en la interna contra Horacio Rodríguez Larreta a quien nunca perdonó que lo enfrentara; y luego le hizo un aporte más que tibio a la veterana política y le brindó un cada vez más desembozado apoyo a Milei en quien encontró sus ideas de siempre expresadas sin maquillaje. Excluida Bullrich del balotaje, en una maniobra tan audaz como certera, Macri y Bullrich, olvidando esta última la catarata de críticas y descalificaciones padecidas, decidieron apoyar a Milei a las 24 horas de finalizada las elecciones nacionales; y de esa forma la pretendida «derecha democrática» se fundió con una derecha anarco-capitalista cuyo menú no se aplicó ni puede aplicarse en ningún lugar del mundo.

Si Milei durante 12 años no se habló con sus padres a los que simplemente llamaba sus «progenitores», Mauricio Macri y su hermano Gianfranco le hicieron un juicio por senilidad a su padre. Macri llegó a espiar a su propia hermana y a su cuñado; y según Santiago O’Donnell en su libro «Hermano» basado en la confesión de Mariano Macri sobre la trama de poder, política, negocios y familia detrás de su hermano Mauricio», afirmó: «Como presidente, Mauricio siguió haciendo negocios y dejó huellas por todos lados» (página 127). El 25 de octubre del 2020 Mariano Macri le dijo a Política on Line: «Mi hermano es el mayor hijo de puta que jamás haya conocido en mi existencia»

Norberto, el padre de Milei, le pagó su carrera y todos sus gastos personales; y según su biógrafo (página 69) «…Su padre le hacía sentir la dependencia que tenía de él y de su bolsillo, ya agrandado porque había pasado de chofer a dueño de líneas de colectivos». Milei confesó: «Siempre fue despectivo para mí y mi carrera; siempre me dijo que era una basura, que me iba a morir de hambre, que iba a ser un inútil, un incompetente, y me exponía a situaciones muy complicadas en la época de los exámenes para que me fuera mal.» El último año, quizás para evitar que pudiera recibirse, el padre dejó de pagarle la carrera.

El psicoanálisis podría hacer una enciclopedia con la vida de Mauricio Macri y Javier Milei. Ambos llegaron a la presidencia desmintiendo los pronósticos y descalificaciones de sus padres.

«El pelotudo» y «la basura» hicieron una alianza que empieza a gobernar a la Argentina.

Ahora son los argentinos que se le oponen los que reciben las descalificaciones que sufrieron. Macri con una irresponsabilidad inconmensurable llama a los jóvenes libertarios que trabajan, a enfrentar a los «orcos» en las calles. Estos son personajes de John Ronald Tolkien autor de «El Señor de los Anillos», seres escasamente inteligentes, miserables y deformes. Es la visión del patrón Macri cuya visión clasista la bebió desde la cuna y que incluso la aplica con sus aliados como contó Emilio Monzó, quien estando reunido con Macri por cuestiones de armado político, al terminar el café le dijo: «Puede retirarse». Se lo contó a Jorge Fontevecchia en un reportaje a Perfil 1-12-2019: «Es raro que en política alguien te invite a un almuerzo y a la hora del café te diga que te podés ir. Cuando salí del encuentro, hablé con mi mujer y le dije que tenía la sensación de haber entrado a una empresa.»

En septiembre del 2022, Mauricio Macri le dijo a Luis Majul, demostrando hasta dónde está dispuesto a llegar: «El liderazgo se tiene que bancar gente en la calle y muertos para hacer los cambios». Ya no reflexiona como en septiembre del 2018 cuando le dijo en Mendoza, a Laura, una emprendedora: «Tengo que estar tranquilo, porque si me vuelvo loco les puedo hacer mucho daño a todos ustedes». Ahora el daño lo piensa hacer a través de un tercero, de un presidente que durante toda su vida, desde la escuela secundaria recibió el apodo de «El Loco»

Su primo Jorge Macri, jefe de gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, carece de la menor sensibilidad que parece ser un déficit familiar. Sobre los sin techo que en invierno, algunos pasaban sus noches en los cajeros automáticos, los estigmatizó: «Los cajeros automáticos se transformaron en monoambientes.» Lo cierto es que, a esta altura del año, fines de noviembre del 2023, Mauricio Macri cogobierna el país, cogobierna la Ciudad de Buenos Aires, tiene un puesto importante en la multinacional FIFA como es el ser presidente de su Fundación y va en la búsqueda de recuperar el gobierno de Boca el 2 de diciembre. Franco Macri, hace muchos años, subestimó la astucia de su hijo y su aprendizaje político con una actividad desbordante, movilizado por su sed de venganza.

Javier Milei, provisto de una artillería de descalificaciones donde predomina lo grosero y lo escatológico, se dirige siempre «a los argentinos de bien». ¿Quién decide esta categoría? El propio Milei, se considera una especie de río Jordán. Los que lo apoyan son los argentinos de bien. Para ello cuenta con el respaldo de «Las fuerzas del cielo»

Orcos y argentinos de bien. Parece que Dios dejó de ser argentino.

Buenos Aires, 25 de noviembre de 2023.

*Periodista y conductor del programa radial El Tren.

Fuente: La Tecl@ Eñe