¿Qué dos o tres o cuatro «reuniones cumbres» integradas por artistas de todos los tiempos y de todas las artes nos propondrías?

ZONA LITERARIA | EL TEXTO DE LA SEMANA

31 escritores argentinos responden la pregunta 34 del ‘En cuestión: un cuestionario’ de Rolando Revagliatti.

Entre diciembre de 2018 y diciembre de 2020, treinta y un escritores argentinos fueron respondiendo las treinta y cinco preguntas que conforman el En cuestión: un cuestionario’ de Rolando Revagliatti‘. Estas entrevistas-cuestionarios fueron difundiéndose en la Zona Literaria de El Ortiba. Con el formato de Compilados cada una de las preguntas y respuestas se publican periódicamente en el orden establecido por el entrevistador.

Foto: Flavia Revagliatti


34: ¿QUÉ DOS O TRES O CUATRO «REUNIONES CUMBRES» INTEGRADAS POR ARTISTAS DE TODOS LOS TIEMPOS Y DE TODAS LAS ARTES NOS PROPONDRÍAS?


RODOLFO A. ÁLVAREZ: Ninguna. Juntás veinte poetas y todo se volverá aburrido… Me ha pasado demasiadas veces…

FERNANDO DELGADO: Miguel Gila [1919-2001] con Pepe Biondi [1909-1975] y Humberto Costantini [1924-1987] con Isidoro Blaisten [1933-2004].

JOSÉ MUCHNIK: «Las revoluciones sociales y sus representaciones artísticas»; «El lugar del artista en la sociedad: transgresiones, valoraciones y condenas»; «Lenguaje y poder: derivaciones / reapropiaciones del lenguaje».

BIBI ALBERT: 1. Leonardo da Vinci, Miles Davis, Erica Jong, Atahualpa Yupanqui, Ernest Hemingway, Simone de Beauvoir.

  1. Ludwig van Beethoven, Emily Dickinson, Paul Gauguin, Lola Flores, César Vallejo, María Callas.
  2. William Shakespeare, Edith Piaf, Mijaíl Barýshnikov, Rosa Montero, Pablo Picasso, Coco Chanel.
  3. Almudena Grandes, Elvis Presley, Sean Connery, Mercedes Sosa, Charles Chaplin.

CLAUDIA SCHVARTZ: Soy solitaria, ¡disculpá! Seguramente no asistiría, aunque me invitaran.

JORGE CASTAÑEDA: Serían tantos que es difícil de enumerar. Si uno pudiera…

JORGE LUIS LÓPEZ AGUILAR: Un grupo musical integrado por Wolfgang Amadeus Mozart, Carlos Gardel y John Lennon. Pero habría que ver si los egos de esos grandes artistas irían acompañados de la humildad y el sentido común que les permitiera trabajar juntos.

LUISA PELUFFO: Ninguna, soy fatal para imaginar este tipo de «eventos».

RITA KRATSMAN: Una reunión cumbre de poetas, músicos, bailarines y artistas visuales que fuera rotativa en los puntos más conflictivos del planeta.

LAURA CALVO: Ya que hablamos de «reuniones cumbres» de todos los tiempos y las artes, elegiría, literalmente, cumbres de mis cercanías. Una, la cumbre del cerro Otto, accesible, no muy alta ni escarpada, amable. Otra, la del cerro Tronador, bien arriba y con los ojos atentos a las grietas. Y la estepa, ah, la estepa donde la nada no es real y hace posible florecer, aún en la adversidad.

ROGELIO RAMOS SIGNES: Por rubros: Mozart y Charly García, Borges y Quevedo, El Bosco y Piet Mondrian.
Mezclados: Beethoven y Werner Herzog, San Juan de la Cruz y Marilyn Monroe, Estanislao del Campo y Leo Dan.

LUIS BENÍTEZ: Dylan Thomas, Jimmy Page, Joe Cocker y François Rabelais en un billar de La Boca, bien cutre.
Salvador Dalí, Amedeo Modigliani, Pablo Picasso y Xul Solar en el Cementerio de Flores, al fondo de la calle Varela, cada uno provisto de pinceles y latas de Albalatex, a ver qué hacen.
Enrique Molina, Francisco Madariaga, Élida Manselli y Genoveva Benedit, en la que era mi casa de Palermo, otra vez, otra vez y otra vez, como cuando nos reuníamos en los ’90 a comer homéricos asados y por unas horas la vida era bella y nosotros eternos.

LILIANA AGUILAR: Francamente, me decepcionan las llamadas reuniones cumbres. Cumbres de qué y con qué resultados. Como si creyéramos que un nuevo Frankenstein compuesto de cerebros y creadores universales nos proporcionarían un mejor nivel de vida o por lo menos con menos miseria en todo sentido.
No sé. Sigo creyendo en las valías individuales, en lo que cada quién hace todos los días para ser mejor en lo que sabe y puede.

GUILLERMO FERNÁNDEZ: Sueño con un importante evento que se denominaría Encuentro con la Imagen. Constaría de dos paneles:

  1. La propuesta de «Zama»:
    Lucrecia Martel, Antonio Di Benedetto y Mauricio Kartun
    Moderadora: Beatriz Sarlo
  2. La imagen como sustitución del lenguaje:
    Peter Greenaway, Orson Welles y Pascal Quignard
    Moderador: Roland Barthes

MÓNICA ANGELINO: En vez de reuniones propongo un ring:
Primer round: el ego.
Segundo round: la envidia.
Tercer round: los premios.
Cuarto round: ¡brindemos!…
puesto que
nos admiramos.

DAVID ANTONIO SORBILLE:

  1. César Vallejo, William Faulkner, Rodolfo Walsh, Xul Solar.
  2. Fédor Dostoievsky, Juan Gelman, Juan L. Ortiz, Osvaldo Pugliese.
  3. Atahualpa Yupanqui, Olga Orozco, Charles Chaplin, Paul Muni.

CARLOS NORBERTO CARBONE: Quisiera estar ahí tomando café con Raúl González Tuñón, Leopoldo Marechal y Roberto Arlt, o comiendo paella con Federico García Lorca, Antonio Machado y Miguel Hernández, o afinando mi guitarra con Paco de Lucía, o tomando un vino verde con Fernando Pessoa y José Saramago, o cantando a dúo con don Carlos Gardel o con el «polaco» Goyeneche.

LEONOR MAUVECIN: Borges, Dalí, Jheronimus Bosch, Franz Kafka, James Joyce, Federico García Lorca y Pablo Neruda, todos reunidos en Isla Negra.
Los poetas Alejandro Nicotra y Osvaldo Guevara en el bar «El Amadeus», en la ciudad de Villa Dolores, Córdoba, como en aquella noche inolvidable, cuando los escuché hasta el amanecer, mientras tomaban gin tonic.
La reunión del grupo Heptagonal que yo integraba con Julio Castellanos, Sonia Rabinovich, Leandro Calle, Lili Levin, Alfredo Lemon y Rafael Velasco en la casa de los curas, cuando leíamos poesía sobre una mesa de cocina del siglo XVII y terminábamos la velada brindando con champagne.

RUBÉN SACCHI: Las combinaciones son tantas, que me es imposible decidirlas. Estaría genial ver a Luis Alberto Spinetta junto a Jimi Hendrix o a Carlos Gardel junto a Astor Piazzolla. Saliendo de la música, J. M. Coetzee y Osvaldo Soriano darían una buena charla. Aprovechando la cuarta, un recital de Marcos Silber y Juancito Gelman.

HORACIO PÉREZ DEL CERRO: Te voy a contestar con el inicio de un poema de mi último libro, «Relatos 3», todavía en elaboración:

Diferencias filosóficas

Henri Cartier-Bresson discute con Zenón de Elea
Hume discrepa con Platón
Parménides está entusiasmado con Bergson
Descartes conversa con Telémaco pero discute con Sartre
Aristarco discrepa con Goethe
Nietzsche recrea la vanidad de la obsolescencia
Jung se putea con Foucault, y Freud
se la chupa.

Y la otra reunión cumbre que se me ocurre como fundante, sería:
Platón, Nicolás Maquiavelo y Giuseppe Tomasi di Lampedusa, diseñando el tratado o manual de «pensamiento, operatividad y ejecución para el gobernante perfecto».

MARÍA AMELIA DÍAZ: Una: Platón, Fidias, Sófocles, Cicerón, Lao-Tse, Confucio.
Otra: Leonardo da Vinci, Dante Alighieri, Antonio Vivaldi, Cervantes, Giordano Bruno, Miguel Ángel, Johann Sebastian Bach.
Y otra, muy numerosa: Fiódor Dostoievski, Frédéric Chopin, Mallarmé, Juana Inés de la Cruz, Luchino Visconti, Akira Kurosawa, Faulkner, Dalí, Borges, Leopoldo Marechal, Hannah Arendt, Simone de Beauvoir, Piotr Ilich Tchaikovsky, Homero Manzi, Marta Minujín, Herbert von Karajan.

CRISTINA MENDIRY: Reunión cumbre de poetas del universo exterior.

SANTIAGO SYLVESTER: Si es de todos los tiempos, que por lo menos no falten Homero, Platón, Kafka, Borges, Flaubert, y varios más. El problema que veo es que yo no estaría ahí ni sirviendo las copas, así que no podría ni hacer la crónica.
Y es posible que una reunión como esa termine en fracaso. Hay un precedente que viene al caso. Un matrimonio de ingleses reunió a comer en un hotel de París a Pablo Picasso, Ígor Stravinski, Marcel Proust y James Joyce. Proust llegaba del teatro y comentó que había estado oyendo a Beethoven; Stravinski le contestó que no soportaba a Beethoven; y cuando Proust aclaró que se trataba de los cuartetos, Stravinski respondió que eso era lo que más odiaba de Beethoven. Joyce se dedicó al pernod y no dijo ni una palabra, y Picasso comió rápido y se fue. Y así fue esa cena inolvidable para los que la propiciaron, pagaron y luego contaron. Egos demasiado grandes para una sola cena.

ROBERTO D. MALATESTA: Reuniones cumbres, no me gusta, es como aquel poema del inmenso Horacio Castillo, cuando el escalador del Everest llega a la cumbre y descubre al cielo tan distante como antes (qué poeta Horacio Castillo, con él me reuniría en la cumbre del Everest), pero, bueno, jugando un poco, me hubiese gustado un encuentro entre Li Po y Thomas Merton, y si a eso le sumamos a Mozart tocando el piano, ¡yo quisiera estar allí, oculto entre arbustos, o sirviéndoles el té!

GLORIA ARCUSCHIN: a) Carlos Alonso, Pablo Picasso, Pablo Neruda, Pablo Casals, Enrique Molina, Joan Miró.
b) Boris Vian, James Joyce, Dante, Homero, Francisco Madariaga, Edgar Bayley.
c) Marcello Mastroianni, Federico Fellini, Ingmar Bergman, Dino Buzzati, Stendhal, Honoré de Balzac.
d) Marcel Proust, Oswaldo Guayasamín, Frida Kahlo, Diego Rivera, Roberto Arlt, César Vallejo, Alejo Carpentier.

RAFAEL FELIPE OTERIÑO: Recuerdo con felicidad de oyente la reunión cumbre entre Astor Piazzolla y el saxofonista Gerry Mulligan, allá por los años ‘70, y la más reciente entre los tres tenores Luciano Pavarotti, Plácido Domingo y José Carreras. Me gustaría asistir a otras que idealizo: la de Sócrates y Platón, la de Keats y Shelley, la de Michel de Montaigne y Étienne de La Boétie. Y aquella también eminente (epistolar en su última etapa) entre Walter Benjamin y Theodor W. Adorno.

ALEJANDRO MÉNDEZ CASARIEGO: Jajá. Esta pregunta no es para mí. Nunca fantaseé con tales cosas. Los prefiero así, separaditos, en el lugar que la vida les dio. Siempre que me sugieren estos encuentros se me produce una gran perplejidad. Se me ocurre que no se entenderían, que no podrían comunicarse. Y que, por lo tanto, todo terminaría mal.

LILIANA DÍAZ MINDURRY: Platón, Dante, Cervantes, Shakespeare, Juan Sebastian Bach, Ígor Stravinski, Astor Piazzola, Francisco de Goya, Vincent Van Gogh, Kandinsky, Beckett, Kafka, Thomas Bernhard, Borges, Juan José Saer, Andréi Tarkovski, para delirar un poco.

CARMEN IRIONDO: Siempre me gustó juntar gente muy diversa y logré encuentros muy increíbles por las diferencias. Por lo tanto, me sentaría a escuchar y observar todo en estas cumbres imaginarias y verdaderamente imposibles. Por soñables.

1 – Raymond Roussel, Marceline Desbordes-Valmore, Paul Verlaine, John Ashbery, Marina Tsvietáieva, Djuna Barnes.

2 – Sylvia Plath, Ted Hughes, John Cage, Manuel Rego, Macedonio Fernández, Baldomero Fernández Moreno, Stendhal, Vaslav Nijinsky.

LUCAS MARGARIT: Shakespeare – Beckett – Sterne.
Cervantes – Luis María Panero – Juan-Eduardo Cirlot.
Schwob – Pierre de Ronsard – Villon.

CARLOS DARIEL: Me encantaría una reunión «monumental» integrada por Miguel Hernández, César Vallejo, Stéphane Mallarmé, Emily Dickinson, Antonin Artaud, Ezra Pound, Walt Whitman, Matsuo Basho, Jorge Luis Borges, John Lennon, Alejandra Pizarnik, Salvador Dalí, Pablo Picasso, Vincent Van Gogh, Leonardo, Miguel Ángel, Rudolph Nuréyev, Astor Piazzola, Bob Marley, Juan Sebastian Bach, Mozart, Beethoven, Susana Thénon, Cervantes, Shakespeare, Goethe, Kabir, Tagore, Omar Khayyam, Atahualpa Yupanqui, Silvio Rodríguez, Antonio Carlos Jobim, Vinicius de Moraes, Joao Gilberto y Li Po. No agrego más porque no alcanzaría la sala.

Diciembre 2022.